Mitos y Leyendas guatemaltecas

viernes, 19 de agosto de 2011

La Leyenda Del Mico Brujo.


No sólo en Guatemala se conoce la leyenda del Mico Brujo, también se conoce en todo Centroamérica, sólo que en algunos países también la conocen como la Leyenda de la Mona.

Nuestros antepasados contaban que habían unas mujeres que a las once de la noche hacían un raro ritual: Daban tres volantines para atrás y luego tres para adelante; Estas mujeres siempre llevaban un guacal blanco y cuando daban la última voltereta, vomitaban el alma en el guacal. Cuando sus cuerpos se quedaban ya sin alma, las mujeres tomaban figura de monos o micos y se dedicaban a hacer diabluras.

Y así se pasaban estas brujas en forma de mico, acompañadas siempre de la oscuridad de la noche, se trepaban a los árboles y le tiraban frutas a la gente. Se subían a los techos de las casas, saltando de un lugar a otro, haciendo escándalo y relajo.

Muchas personas han tratado de agarrar y matar a la mona o al mico que hace todas las diabluras que se le ocurren, pero de nada les sirve porque cuando ya están cerca y creen tenerlo acorralado para atraparlo, el mico se les esfuma y desaparece como por encanto.

También contaban nuestros antepasados que estas mujeres podían convertirse en chanchas grandes, negras y llenas de lodo.

Apenas veían a la persona a la que querían hacerle daño, empezaban a correr a su dirección y comenzaban a gruñirles. Embestían furiosamente a la persona y le daban trompadas, mordiscos y aruñones por todas las partes del cuerpo hasta derribarla y hacerle perder el conocimiento. Al día siguiente, la víctima amanecía golpeada, mordida, arañada y con los bolsillos vacíos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada